Introducción al Mundo del Queso: Curados, Frescos y azules.

Para el día de hoy, les traemos una gran gama en quesos, a los que podemos clasificar por su tipo de leche, el tiempo de curado, la cantidad de grasa o la textura.

Comenzaremos pues, hablando de los quesos curados o añejos, que como su nombre indica, se llaman así por el proceso de maduración del mismo, es decir, el tiempo que se emplea en su secado, así como salado o ahumado.

Los quesos curados, a diferencia de los demás, poseen un sabor intenso ya que el proceso de secado puede llegar a los dos años. Pero como en todas las cosas, la excepción confirma la regla, también existen dentro de los curados, variantes para aquellas personas que no toleran los sabores fuertes, como son los semicurados y tiernos.

Como buenos quesos añejos, podemos contar con el Gran-padanno o el Parmesano.

A continuación, les daremos a conocer los quesos frescos, de los que deben saber que su proceso de elaboración trata solamente en deshidratar y cuajar la leche. Poseen una capacidad nutritiva excepcional y a su vez no engordan, por lo que es muy usado en dietas.

Uno de los más conocidos tiene origen en Burgos, hecho a base de leche de oveja.

Contamos hoy en día, con una gran variedad en quesos de este tipo, como pueden ser el Feta, procedente de Grecia, y muy utilizado en ensaladas, como la Mozzarela, el Mascarpone, y el Requesón entre otros.

Los quesos frescos, suelen tener texturas muy cremosas y suaves.

Para finalizar, les traemos los quesos azules, esos que tanto rechazo suelen tener por su fuerte olor, pero que al sabor son tan apreciados por los groumets.

Su proceso de elaboración, se basa en el almacenamiento en zonas muy húmedas, tradicionalmente en cuevas, para que pueda aumentar la cantidad de moho.

Uno de los quesos más conocidos de esta gama es el Roquefort, procedente de Francia y con DO, otro de los conocidos es el queso de Cabrales, elaborado artesanalmente en Asturias, con leche de vaca.

Como punto final, destacar que en España contamos con 23 quesos protegidos, es decir, con Denominación de Origen, de los que destaca el queso Manchego.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *