La Importancia de una Buena Guarnición

Hoy hablaremos de los tipos de guarniciones que podemos elaborar para acompañar nuestros platos de carne y pescado o que nos podemos encontrar en cualquier manjar que pidamos en un buen restaurante. Como todos bien sabemos, un plato bien presentado y con su debida guarnición, entra por los ojos antes que por la boca, y es de gran importancia la sensación que nos transmite, en conjunto también con el olor. Por este motivo, las guarniciones juegan un papel importante para darle el toque justo a cualquier plato.

Les daremos a conocer algunos tipos de guarniciones fáciles de preparar y deliciosas hasta para el paladar más exigente. Unos tomates rellenos, un poco de menestra o bolitas de patata rellenas de arándanos, todas estas guarniciones son solo algunas de las muchas que se pueden elaborar como acompañamiento.

Para preparar la primera de nuestras guarniciones, solo tendremos que ir a comprar medio kilo de tomates, carne picada, aceite y pan rallado, una vez lo tengamos todo listo, lavaremos los tomates y cortaremos la parte superior, como si fuera una tapa y los vaciamos. A continuación, en una sartén con aceite, haremos la carne picada, para rellenar posteriormente los tomates. Cuando ya los tengamos rellenos, los colocaremos en la sartén con pan rallado para dorarlos un poco, mientras el horno se calienta a temperatura alta. Los meteremos en el horno durante 20 minutos y ya estarán listos para servirlos como guarnición de un buen bistec.

Para la menestra, no necesitaremos más que verduras variadas, como guisantes, zanahorias, cebolla, perejil y eso sí, un poco de tocino magro. Para la elaboración de esta deliciosa guarnición, solo tendremos que poner a cocer las verduras durante media hora aproximadamente en abundante agua, una vez se hayan hecho, las saltearemos un poco en la sartén con el tocino magro y salpimentaremos al gusto, como toque final la decoraremos con perejil y la serviremos para acompañar un pescado.

Las bolitas de patata rellenas de arándanos, son algo más elaboradas que las anteriores guarniciones, pero merece la pena hacerlas. En este caso necesitaremos comprar medio kilo de patatas, mermelada de arándanos, huevos, mantequilla, aceite, pimienta negra y pan rallado. Para comenzar, pondremos a hervir las patatas en una olla, cuando las tengamos blandas, las haremos puré y agregaremos la mantequilla, sal y pimienta y dejamos que enfríe. Pasada una hora, iremos haciendo bolitas del tamaño de una pelota de ping pong, a las que les haremos un agujero, para con cuidado, ir metiendo la mermelada. Después las bañaremos en huevo batido y pan rallado para freírlas en la sartén. Ya estarán listas para servirlas junto a un filete de pollo.

A disfrutar del manjar y su guarnición.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *