Lo natural de que nos guste la Fanta

Voy a confiaros un pequeño secreto tengo épocas en la que soy adicta a la Fanta de Naranja. Y siempre ocurre igual es un periodo de tiempo perfectamente identificable y después sigo tomándola pero no de la misma forma compulsiva. Yo estoy convencida que mi cuerpo necesita fruta y por eso me pide beber Fanta. Lo natural es que me guste mucho la Fanta porque cada botella lleva 2 naranjas y media de zumo natural de fruta.

Además, me he estado informando y en Fanta están preocupados por el medioambiente por eso en los procesos de elaboración y embotellado incorporan prácticas de mejora medioambiental a lo largo del ciclo de vida de los productos. Entre otras cosas, utilizan material 100% reciclable en los envases.

Al fin y al cabo la naturalidad es la clave del sabor. Tanto en su variedad de naranja, como en la de limón o la de fresa y piña (que sólo pueden disfrutar en Canarias) el sabor de estas bebidas es inconfundible. Pero por lo visto en el mundo existen más de 70 sabores ¡Ojala pudieramos probarlos todos! Y en todas sus versiones ¿Os imagináis? Sin burbujas, Zero y normal de 70 sabores.

Lo dicho que Fanta (en mi caso de naranja) resulta el complemento ideal para las excursiones en los fines de semana, las caminatas en la ciudad o los paseos a la orilla del mar. En realidad cualquier ocasión me parece perfecta para tomar una Fanta :)

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *